miércoles, 8 de mayo de 2013

Parte II "Coloquio entre tú y yo".

Por una igualdad, aún utópica.


Humanidad” es igual al cuadrado de la suma de las mujeres y los hombres.

 

-…Pasamos ahora a la siguiente noticia. Una mujer de 34 años ha muerto a manos de su marido en la localidad de…

“Te giraste alterado mientras me gritabas por qué habría apagado la televisión tan de repente. Inflaste tus carrillos y me clavaste tu mirada.

Aquella noche te habías quedado a cenar en mi casa y habíamos puesto el telediario.

Te miré entre indiferente y malhumorado. No soportaba las noticias. Nunca escuché un telediario en el que no mencionaran una muerte a causa de la maldita violencia machista.

Me escrutaste con la mirada y te diste cuenta del por qué de mi reacción. Asentiste pensativo y me dijiste que lo ibas a volver a poner, que seguramente la noticia habría terminado.”

-…La mujer fue asesinada con un arma blanca en la zona del abdomen. El marido se intentó dar a la fuga pero los gritos de la mujer alteraron a los vecinos que se lo comunicaron a la policía. El presunto asesino fue detenido minutos después de que cometiera el asesinato. Dentro de algunas horas pasará a disposición judicial.             Los vecinos del inmueble no se explican cómo ha podido suceder, pues eran aparentemente una feliz pareja recién casada. Aunque algunos residentes han afirmado que han escuchado varias veces alguna discusión demasiado fuerte, pero que nunca se imaginaron semejante locura.

 La mujer presentaba también hematomas a lo largo del cuerpo, en especial en los brazos y en las muñecas. Otro caso de violencia de género con el que suman ya más de 27 mujeres muertas desde el comienzo del año. Les seguiremos informando…

“Apagamos la televisión y nos quedamos pensando… ¿Hasta cuándo va a durar esto? ¿Cuánto tiempo van a tener que seguir aguantando la otra mitad de la población las prácticas abusivas de aquellos machos cabríos que se creen superiores con su imperativo categórico?

Me miraste con una pequeñita sonrisa porque sabías que esto me enfadaba y me entristecía. Conocemos tantos casos…: Mujeres asesinadas por su pareja sentimental, Mujeres muertas por la envidia y los celos de su ex­-pareja, Mujeres marcadas para toda su vida por una violación, Mujeres muertas por varios de estos casos sumados…

Y mientras esos machos cabríos se regocijan en su lecho de cárcel del que encima lo ven como algo bueno, algo orgulloso, con lo que lucirse; las víctimas se consumen entre el dolor y el saber que nada se va a hacer por mejorar la situación.

Bien, me sonríes diciéndome que deje a un lado mis pensamientos negativos y construyamos durante unos instantes una utopía…

Un mundo en el que esto no existiría, en el que las mujeres estuvieran también vigentes en la vida política. Que hubiera más “reina” y no más “rey”. Que haya partidos que se llamen Asociación de Mujeres en la Vida Política. Un mundo donde el descabellado y miserable que mate a otra de su misma especie se arrepienta de ello durante toda su miserable vida. Un mundo donde al igual que decir que un hombre con dos mujeres es motivo de orgullos y aplauso por parte de los compañeros también lo sea una mujer con dos hombres (y no como actualmente, donde una mujer con dos hombres se considera despreciable e indigno, porque también la poligamia de una mujer con varios hombres debe de estar así mismo permitido). Un mundo en el que porque la criatura que vaya a nacer del vientre de una madre sea niña esté prohibido abortar, lo mismo con niños, toda criatura debe tener el derecho a la vida. Un lugar fresco y renovado donde “papá” hace las mismas tareas domésticas que “mamá”, un mundo nuevo donde no se obligue a niñas de apenas 10 años casarse obligatoriamente con un señor de 50…

Un mundo donde la “Humanidad” debe de ser igual al cuadrado de la suma de las Mujeres y los Hombres, donde no se designe al conjunto por la palabra “hombres” sino por una que también incluya mujeres, una “Humanidad”, unos “Seres Humanos”…

Ambos acabamos mirándonos sonrientes al disfrutar en tal semejante utopía. Porque sabemos que un día, y podemos reconocer que Ese día no está tan lejos, una mujer saldrá de su caparazón, elevará con toda su potencia e inteligencia, su voz y, con todo el apoyo necesario, llegará más lejos que nunca, y subirá al cielo más recóndito donde los dioses descansan; y dirá que ya está bien de estar tirado viendo el partidillo de fútbol de las nueve y que se pongan a ordenar el salón, que parece una pocilguera. Y les dirá también que no se preocupen por esos asuntos de los dioses, que si María tuvo a Jesús siendo virgen, Ella Podrá atender esas cosas.

Y se estrecharán la mano, Dios con Diosa, y este le pedirá perdón por haberla dejado de lado durante tanto tiempo, y se darán un fuerte abrazo, y cuando eso pase, no habrá UN trono en el reino de los cielos, sino DOS. Ambos a la misma altura y en el mismo centro. Y en la Tierra los principales gobernantes les darán así mismo un abrazo a las nuevas principales gobernantes. Y no habrá un podio chiquitito con UN solo hueco en el Primer puesto, sino DOS. Y encima del podio esos representantes unirán sus manos y su voz, y la alzarán, para que por fin veamos una luz y abramos las puertas a la Igualdad.

Porque la “Humanidad” es igual al cuadrado de la suma de las mujeres y los hombres.

3 comentarios:

  1. Me gusta la profundidad con la que escribes y te expresas

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar